FCC-Segell-banner4
El alquimista de vanguardia

Exposiciones

El alquimista de vanguardia

Baner_SantiMoix_Bonart_180x180Impremta Pages - banner-180x178

Joan Massanet (Armentera, 1899 - L'Escala, 1969) es un artista de valía dentro del ecosistema del surrealismo catalán y peninsular, coetáneo de Salvador Dalí, Àngel Planells, Esteban Francés y la gerundense de nacimiento Remedios Varo. Sin embargo, ha tenido siempre una visualización desigual, y es que no es fácil conseguir situar a un autor dentro de una realidad donde la figura de Dalí siempre lo capta todo. Pese a este handicap, la historiadora y crítica de arte Alícia Viñas ha sido siempre una firme defensora de este autor; buena prueba de ello fue la exposición clave que en 2005 realizó para el Museo Reina Sofía de Madrid y que posteriormente viajó hasta el Museo de Arte de Gerona. Sabe mal que en el MNAC haya lagunas con artistas históricamente interesantes; en cualquier caso, parece que esto empieza a cambiar. Quizás el MNAC todavía era demasiado tierno para llegar a esta capa de preocupaciones. Titulada El espectro de las cosas , la exposición de Madrid y Girona fue la primera vez que se situaba de forma contundente el autor escalenco dentro de la realidad surrealista del siglo XX peninsular.

Ahora, el relevo en la difusión de esta figura lo ha tomado, de forma inteligente y para capitalizar patrimonio artístico, el Ayuntamiento de l'Escala –dentro del plan estratégico de cultura–, y ha encargado esta tarea a Mariona Seguranyes, una historiadora y crítica de arte ampurdanesa versada en la materia y que ha encontrado documentación inédita, entre otras, cartas en facsímil de Massanet dirigidas al crítico Sebastià Gasch y ha puesto el énfasis en la relación del artista y el paisaje que le envolvía, “paisajes culturales”, como diría Eduard Carbonell.

Pero vayamos atrás en la cronología de Massanet. En sus primeros tanteos surrealistas, hay rastros de Miró y de Max Ernst, de los encuentros con el grupo logicofobista ADLAN, pero enseguida Dalí entre en escena –amista incluida– y es en esta época cuando surgen frutos muy destacados: Prestidigitador decapitado , hacia 1939; Composición mágica y Otoño , 1931-32, o El espectro de la montaña, 1930. Massanet, hiperinquieto como era, apela a la esencia del hecho creativo, que significa innovación, y se deja tocar también por la pintura metafísica europea de Chirico y Paul Delvaux. Tras la guerra, su pintura sufre diversas transformaciones sin perder el alma surrealizante, e incorpora esculturas de deje ancestral, primitivista, siguiendo los postulados picassianos. Esculturas influenciadas de su colección de tallas románicas catalanas. Finalmente, hacia 1960, llega al collage de objetos, a la materia, a una pintura menos minuciosa pero con una rotundidad expresiva que le lleva a reiventarse de forma que se conecta con las vanguardias “informalistas” que posteriormente Romà Vallès, Rey Polo, Modesto Cuixart, Joan Josep Tharrats o Antoni Tàpies exportarían a todo el planeta.

La exposición, que podrá visitarse hasta el 8 de enero de 2023, se acompañará de un libro con toda la nueva investigación, lo que ayudará a poner luz.

Te pueden
interesar
...

Torrent_Pagès_Banner