FCC-Segell-banner4
Pau Riba, objeto de arte

Noticias

Pau Riba, objeto de arte

Ramon Moreno gerona - 06/03/22
thumbnail_BANNER BONART (2)Nial nou-180x178

Pau Riba es uno de los grandes nombres de la música en nuestro país. Personaje inquieto, inconformista, radical, perfeccionista, ha destacado por su música y por la calidad de sus letras. Canciones como «Muchacha de porcelana», «Taxista», «Se hace largo, se hace largo esperar», «Mi peine», «La flor de naranjo», y tantas otras, forman parte de de la memoria musical colectiva del país, y su disco Dioptria está considerado como el mejor disco de la historia del rock en catalán. Sin embargo Pau Riba ha destacado también como portadista de elapés para la compañía Concèntric, escritor de varios libros, actor y columnista de prensa diaria.

En 1985 Pau se embarca en un ambición proyecto que bautiza como Transnarcís , en forma de representación teatral y musical que estrena en el festival GREC de Barcelona y lleva también a otros lugares del país. En este espectáculo y en plena madurez creativa, decidió hacer su crónica particular de la canción y de sí mismo a la daliniana manera. Transnarcís era un espectáculo con una concepción teatral, y no era casual, pues, que el montaje lo dirigiera el actor y director Juanjo Puigcorbé.

La relación con Dalí le viene por vía de sus abuelos, Carles Riba y Clementina Arderiu. Ya en 1953, cuando un grupo de artistas e intelectuales le regalaron una casa a Cadaqués a Carles Riba como reconocimiento y homenaje en su sexagésimo aniversario, entre los participantes estaba Salvador Dalí, que dedicó una litografía al escritor. Desde aquella fecha, los Riba iban cada verano a Cadaqués y era tradición realizar una visita a Port Lligat, a casa del pintor. Pau mantuvo esa relación de forma puntual pero continuada.

El siguiente paso fue la publicación en formato disco de Transnarcís , que se convirtió en una verdadera obra de arte, un disco-objeto «de una belleza plástica insuperable», según escribía la revista Enderrock. Y es que la creación del disco corrió a cargo del estudio de Salvador Saura y Ramon Torrente, Edicions del Eixample, que creó un «disco-objeto de cubiertas transparentes que contiene la música en dos discos y los textos del monólogo poético Transnarcís de Pau Riba, acompañados de unas botellitas con esencias de flores y el elixir de la larga vida ».

El origen de todo ello debe situarse en la petición que le había hecho Maria del Mar Bonet pidiéndole una canción que tuviera que ver con las flores. Finalmente en Maria del Mar sólo tomó una de las canciones y las demás quedaron en el zurrón musical de Pau Riba, que las recuperó para este nuevo disco. Esto justificaba el hecho, poco habitual, de que Pau Riba cantara canciones que no había compuesto para sí mismo.

Así que Pau dedicó canciones a Gladiol, Clavell, Jazmín, Panical, Nenúfar y Crisantemo, siete temas que ocupaban las dos caras del primer vinilo del disco. Mientras que la tercera cara tenía cuatro temas más: “Trans-pasar”, “El gigantes de Europa”, “Canto egregoriano”, “A hacer non-non” y “Nuún”; la cuarta cara del disco estaba en blanco. Las canciones se insertan en la narración que se incluye en el disco, y que se convierte en una crónica particular de la canción y de sí mismo.

Efectivamente no es nada difícil identificar las referencias que encontramos en el relato que acompaña a las canciones, en un libro de 42 páginas, en formato elepé y papel pergamino. La historia comienza cuando el narrador, el mismo autor, va a llevar un pliego de canciones a casa de Maria del Mar —también conocida como Mimà— y se encuentra la casa rodeada por un jardín, en el que penetra hasta que se encuentra dieciséis gladiolos que hacen de guardianes —«aquellos dieciséis gladiolos, hay que decirlo, pues había exactamente dieciséis»—, mientras el más espinoso de todos le acusa de arrancar la rosa de la canción. A partir de aquí se suceden una serie de aventuras dentro del jardín, mientras van apareciendo referencias a personajes conocidos, como Lluís Llach, Delfí Abella, Porter y Moix, Josep Maria Espinàs.... y se intercalan en perfecta armonía las letras de las canciones. ¡Un trabajo exquisito de literatura y canción!!

Transnarcís, libro-objeto e icono musical, se presentó en una caja que contiene un libro de gran formato en el que se incluyen los dos elapés en vinilo transparente, el libro con la narración y las canciones -con traducción al castellano de Lluís Carandell—, 8 frascos con esencias de las flores cantadas —creación del perfumista Rosend Mateu— y una ficha para cada una de ellas. Una obra de arte por sí sola... y difícil de vender como producto musical en su momento y por el que hoy se pagan cantidades suficientemente considerables en los mercados coleccionistas de arte y música.

Te pueden
interesar
...

Torrent_Pagès_Banner